Saltar al contenido
CAFEMANIA.ES

Café Mocha

Café Mocha

El café Mocha (conocido también como Moka, Moca o Mocca) es sin lugar a dudas uno de los más sencillos de preparar y a la vez de los más deliciosos. Es realmente difícil encontrar a alguien a quien no le guste esta bebida y se encuentra entre las más solicitadas en los establecimientos especializados.

Ahora bien, imagina que una mañana de domingo, uno de esos días en que la pereza parece haber fundido el pijama con tu piel, sientes el deseo irresistible de tomar un café Mocha. ¿Qué ocurre entonces? Pues muy sencillo: tú puedes preparar en tu propia casa el mejor Mocha del mundo. Nosotros te contamos como hacerlo.

Hablemos del café Mocha

Encontrar el origen primigenio del café Mocha es misión imposible. Cuanto más sencilla es una receta más difícil resulta rastrear su origen. Es evidente que a muchos amantes del café se les tuvo que ocurrir en algún momento mezclarlo con chocolate en diversas proporciones. Sin embargo parece ser que esta combinación exacta de café, chocolate y leche surgió en Estados Unidos. Y de lo que no hay ninguna duda es de que fue allí donde la bautizaron con el nombre por el que ahora se la conoce en todo el mundo: café Mocha.

Ahora bien, ¿por qué la llamaron así? La palabra Mocha hace referencia a una ciudad de Yemen, un puerto de mar, famosa desde hace más de quinientos años por la gran calidad de los granos de café de dicho país que desde allí se exportaban. Estos magníficos granos, que actualmente conocemos como “arábica”, tomaron el nombre de la ciudad desde la que partían a la conquista del mundo y desde 1773 se denominaron “Mocha”.

Entre las muchas cualidades de este café, de forma habitual se hacía referencia a que su sabor y su aroma tenían notas achocolatadas. Quizá ésta fue la razón por la que se consideró un nombre adecuado para la bebida que mezclaba café y chocolate.

Receta del Café Mocha

Dicen los expertos que preparar mal un café Mocha es casi imposible. Tan sólo hay que respetar las proporciones: sea cual sea la cantidad de leche que prepares, hay que poner la mitad de esa cantidad de chocolate y de café. Por ejemplo, a cien gramos de leche le corresponderían cincuenta gramos de chocolate y cincuenta de café. Sin embargo en la cantidad de café se puede ser un poco más flexible, dependiendo de lo concentrado que esté o de lo fuerte que nos guste.

Ingredientes:

  • Café exprés recién hecho
  • Leche
  • Cacao en polvo o una tableta de tu chocolate favorito
  • Azúcar

Elaboración:

  1. Prepara el café de la misma manera que lo haces siempre.
  2. Si vas a utilizar chocolate en tableta, ahora es el momento de rallarlo, convertirlo en virutas o partirlo en trozos pequeños.
  3. Pon la leche en un cazo, junto con el cacao o el chocolate y el azúcar.
  4. Ponlo a calentar a fuego lento (sin que llegue a hervir), removiendo de vez en cuando para que todo se disuelva bien y la mezcla sea homogénea. Si lo prefieres puedes hacer la emulsión en el microondas: calientas la mezcla treinta segundos, remueves y repites el proceso las veces que sean necesarias para que la leche se caliente y el chocolate se disuelva por completo.
  5. Por último vierte el café en el vaso o en la jarra en que te lo vayas a beber, añade sobre él la leche con chocolate, y disfruta de tu auténtico café Mocha.
Receta Café Mocha

Pequeños trucos

No hace falta decir que cuanto mayor sea la calidad de los ingredientes mejor será la bebida que preparemos con ellos. Nada se puede igualar al sabor de un café recién tostado y molido, mezclado con un cacao de categoría, aunque no siempre los tenemos a mano cuando se necesitan.

Pero no dejes que esos detalles se interpongan en tu camino. Seguro que en tu despensa encuentras la solución. El café recién hecho puedes sustituirlo por café instantáneo. En lugar de cacao o chocolate puedes poner un buen chorro de sirope de chocolate. Y si tampoco tienes leche fresca, quizá te quede un poco de leche condensada. Después de superar todos los inconvenientes, aunque no sea el de la receta original, el sabor te parecerá insuperable.

El café Mocha se sirve tal cual, pero si tú no puedes resistir la tentación de adornar tus bebidas puedes rematarlo con una generosa capa de nata montada. Sobre ella puedes espolvorear cacao, virutas de chocolate o sirope. O también puedes probar al estilo americano, tan sólo añadiendo unas pequeñas nubes (malvavisco).

¿Sabías que…?

Una pequeña pizca de sal potenciará de forma increíble el sabor de tu café Mocha. Tan sólo tienes que añadirla cuando prepares la mezcla de leche y chocolate y continuar con el resto de la preparación igual que siempre. Pruébalo. El resultado te sorprenderá.

error: Alert: Content is protected !!