Saltar al contenido
CAFEMANIA.ES

Cafetera Francesa

La cafetera francesa (también conocida como cafetera de émbolo, cafetera de pistón o prensa francesa) está de moda. Dicen los entendidos que en ella se hace uno de los mejores cafés del mundo: fuerte, con cuerpo y muy aromático. Económica y de fácil manejo, la cafetera francesa no consume electricidad ni genera residuos. Si además de apasionarte el café estás preocupado por el medio ambiente, ésta es tu cafetera.

Historia de la cafetera francesa

Parece un chiste malo pero lo cierto es que la cafetera francesa, tal y como hoy la conocemos, la patentó un italiano. El invento original es obra de los franceses Mayer y Delforge, que en 1850 lo dieron a conocer: se trataba de una olla metálica y un filtro móvil que se presionaba sobre el café. Muy pronto su uso fue habitual en las cocinas del país galo.

Pero el diseño no era perfecto ya que el café molido se escapaba por los lados. Attilio Calimani lo perfeccionó añadiendo un muelle alrededor del filtro y lo patentó en 1929, lo que llevó a sus compatriotas a atribuirse el invento. En 1935 Bruno Cassol hizo una nueva mejora a la cafetera francesa, cubriendo el muelle con el filtro. Aunque posteriormente se hicieron otras modificaciones, el modelo de Bruno Cassol sigue siendo el más usado.

Cómo funciona la cafetera francesa

Para usar la cafetera francesa lo primero que tienes que hacer es hervir el agua y esperar un minuto para que baje un poco la temperatura. A continuación retira la tapa de la cafetera con el émbolo. Pon en el fondo de la jarra una cucharada de café molido (más bien grueso) por cada taza de café que quieras preparar. Echa el agua caliente que corresponda sobre el café, remuévelo con una cuchara de madera y vuelve a poner la tapa. Déjalo reposar de tres a cuatro minutos.

Pasado ese tiempo presiona el émbolo hacia abajo suavemente y de forma constante hasta que hayas comprimido todo el café. Vierte el café en la taza despacio para que no caigan demasiados posos y, por el mismo motivo, déjalo reposar un minuto antes de bebértelo para que se asienten en el fondo de la taza.

¿Cuál es la mejor cafetera francesa?

Lo cierto es que la cafetera francesa es tan sencilla que apenas existen diferencias reseñables entre unos modelos y otros. Básicamente sólo tienes que tener dos casas en cuenta:

Tamaño de la jarra – Dependiendo de la capacidad de la jarra podrás preparar más o menos tazas de café.

Material de la jarra – La mayoría de las jarras son de vidrio pero también las puedes encontrar de plástico, más duraderas aunque pueden afectar al sabor del café. También encontrarás jarras de acero inoxidable, con el inconveniente de la opacidad y la ventaja del efecto termo.

Mantenimiento de la cafetera francesa

Si quieres que tu cafetera francesa funcione siempre como el primer día acostúmbrate a limpiarla siempre en cuanto se quede vacía, así evitarás que los posos se sequen y obstruyan el filtro. Para limpiarla correctamente, además de lavar la jarra, deberás desmontar todas las piezas del filtro y del émbolo, lavarlas, secarlas y volverlas a montar. La buena noticia es que puedes limpiar todas las piezas en el lavavajillas.

Última actualización el 2019-11-12

error: Alert: Content is protected !!