Saltar al contenido
CAFEMANIA.ES

Espumador de Leche

¿Necesitas un espumador de leche? Si eres entusiasta del café pero no te conformas sólo con el expreso, si adoras el cappuccino, si te pirras por el café latte, el mocha o el macchiato… Si no tienes una de esas despampanantes cafeteras de alta gama que ya llevan el espumador incorporado, ni entra en tus planes ni en tu presupuesto comprar una… Si a pesar de todo no quieres renunciar a preparar en tu casa esas bebidas igual de ricas que en el bar, con esa cremosa capa de espuma de leche… Entonces la respuesta es sí, necesitas un espumador de leche.

Está de oferta Espumador de leche, Morpilot Espumador y Calentador de leche Automática, Espumador de Leche Eléctrico, Funcionamiento silencioso Espuma para Café frío o Caliente, espuma de leche, 4 funciones, Negro

¿Para qué sirve un espumador de leche?

Como es obvio un espumador sirve para convertir en muy poco tiempo la leche (fría o caliente) en una cremosa espuma. El funcionamiento es similar al de una batidora: mezcla la leche a gran velocidad incorporando aire. Algunos modelos te ofrecen además prestaciones extras.

Con el espumador te resultará muy sencillo preparar en tu casa tus bebidas favoritas de café. Pero no te limites a eso: juega, experimenta, crea tus propias bebidas de café, chocolate, batidos. Recuerda que si sustituyes la nata montada por espuma de leche, disfrutarás de un sabor igual de delicioso con menos calorías y menos grasas.

Requisitos de un buen espumador de leche

Sea cual sea el tipo de espumador que elijas, hay una serie de detalles que debes tener en cuenta para amortizar tu compra:

Tipos de leche – Cada vez hay más gente que sustituye en su dieta de forma habitual la leche entera de vaca por otros tipos de leche: semidesnatada, desnatada, leche de soja, leche de avena, leche de almendras, leche de coco o leche de arroz. Antes de comprar un espumador tienes que asegurarte de que funciona con el tipo de leche que utilices habitualmente.

Calidad de la espuma – La calidad de la espuma viene dada por varios factores: la marca de la leche que utilicemos, la temperatura y el tipo de espumador. Un espumador manual producirá espuma ligera y burbujeante, mejor cuanto mejor sea la leche que se utilice. En cambio el espumador eléctrico genera una espuma más espesa y refinada.

Limpieza – Todos sabemos lo difícil que puede ser eliminar los restos de leche de los cacharros. La mejor forma de mantener tu espumador siempre en perfecto estado es impedir que los restos se sequen y lavarlo nada más terminar de utilizarlo. A la hora de elegir tu espumador averigua si es fácil de limpiar y si las piezas se pueden poner en el lavavajillas.

Diseño – Los pequeños electrodomésticos que se guardan en cajones o armarios suelen permanecer allí sin ser usados, sólo por pereza de sacarlos y luego tener que volverlos a guardar. Si eliges un diseño que te guste (sencillo, moderno y que no desentone con tu cocina) podrás tenerlo siempre a mano porque un espumador ocupa muy poco espacio en tu encimera. Verás como así lo utilizas todos los días y le sacas partido.

Consumo de energía – Si te preocupa el importe de tu factura eléctrica o el medio ambiente, antes de elegir un modelo de espumador, infórmate de cuál es su consumo y compara hasta encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades.

Clases de espumador

En el mercado encontrarás una gran diversidad de espumadores de leche pero si atendemos a su funcionamiento los podemos clasificar en tres grandes grupos:

Espumador manual

El espumador manual es el más sencillo de todos. Se trata de una jarra con una tapa que lleva incorporado un émbolo en el centro. Tan sólo tenemos que poner en la jarra la cantidad de leche necesaria, poner la tapa y accionar el émbolo arriba y abajo hasta que la espuma tenga la consistencia deseada.

Espumador portátil (a pilas, inalámbrico)

El espumador portátil es el favorito de los que quieren disfrutar de su café en todas partes: de viaje, en el camping, en la autocaravana… Su aspecto es similar al de una pequeña batidora de brazo y funciona con pilas. El modo de empleo es muy sencillo: pon la leche en el vaso o la taza que vayas a utilizar, introduce el espumador y ponlo en marcha. Normalmente será suficiente con unos treinta segundos. Después tan sólo tienes que añadir el café. También puedes preparar más cantidad de espuma en una jarra y luego la viertes en las tazas del café.

Espumador eléctrico

El espumador eléctrico es un recipiente con forma de jarra que se conecta a la red. La mayoría de ellos nos ofrecen varias opciones: hacer la espuma con la leche fría, calentar la leche y producir espuma caliente, o simplemente calentar la leche. Tan sólo tenemos que echar en el recipiente la cantidad de leche necesaria para cada cosa, cerrar el recipiente, enchufarlo y ponerlo en marcha. Dentro de los espumadores eléctricos nos vamos a encontrar con dos tipos básicos diferenciados:

Espumador eléctrico con base – Es similar a una batidora de vaso, con la diferencia de que la base donde va el cable es muy pequeña y no suele sobrepasar los dos o tres centímetros de altura. El recipiente donde se pone la leche se separa por completo, lo que facilita en gran manera la limpieza.

Espumador eléctrico compacto – Este espumador es de una sola pieza. Funciona igual de bien que el modelo con base, pero su limpieza requiere mucho más cuidado: al lavarlo debemos evitar que el agua o el detergente entren en contacto con las partes eléctricas.

Última actualización el 2019-11-12

error: Alert: Content is protected !!