Saltar al contenido
CAFEMANIA.ES

Molinillo de Café

¿Quieres saber para qué necesitas un molinillo de café? Pues es muy sencillo: si hablas con un auténtico experto en el tema te dirá que, para disfrutar de un café perfecto, es imprescindible tener un molinillo. Es evidente que resulta más cómodo comprar paquetes de café molido y que así se ahorra tiempo, pero a cambio se pierde aroma, sabor y calidad. Si nunca has tomado café preparado con granos recién molidos no sabes lo que te estás perdiendo…

Origen y evolución del molinillo de café

A los primeros instrumentos utilizados para moler café no se les podía calificar de molinillos. Para ser exactos, al principio se utilizaron morteros para machacar los granos tostados. Después se utilizaron picadoras de especias ligeramente modificadas. El sistema del molino romano, reducido de tamaño, fue otra de las opciones que se usaron.

Los primeros molinillos dignos de ese nombre surgieron en el siglo XVII en Europa y en Turquía de manera simultánea. Constaban de un mecanismo con una manivela en la parte superior que hace girar un eje vertical, que a su vez mueve una tuerca estriada. La mayor diferencia entre estos molinillos viene dada por los materiales que los componen: cobre o latón en el caso de los turcos, o un único bloque de madera tallada en el caso de los europeos. En Francia a los primeros molinillos se les denominó modelo Luis XIV y se consideraron un artículo de lujo, que incluso hoy en día se cotizan como caras antigüedades.

Los molinillos siguieron su evolución con múltiples diseños (de embudo, de reloj de arena o fijados a la mesa como un gato) hasta llegar en el siglo XIX al modelo cúbico, el más habitual hasta la llegada del primer molinillo eléctrico, el Braun KSM1 en 1967.

Tipos de molinillos de café

Aunque la cantidad de marcas y modelos puede resultar abrumadora a la hora de elegir nuestro molinillo, lo cierto es que se puede simplificar bastante. Básicamente existen dos clases de molinillos, el manual y el eléctrico.

Molinillo manual

Con un diseño más o menos moderno, es el clásico molinillo de café que todos hemos visto en casa de la abuela y que mucha gente adquiere simplemente para usarlo como objeto decorativo. El funcionamiento es muy sencillo. Pones el café en el depósito para los granos situado en la parte superior, lo cierras y giras la manivela todo el tiempo que sea necesario, hasta que los granos se conviertan en café molido que irá cayendo en el depósito inferior.

Existe un tipo de molinillo manual de diseño cilíndrico que está causando furor. Su tamaño y su forma permiten llevarlo a cualquier parte donde queramos disfrutar del café recién molido: en la oficina, de viaje, en el camping…

El molinillo manual es adecuado para gente sin prisas, para los que disfrutan del ritual de preparar un café minuto a minuto. Su mayor inconveniente, además del tiempo que hay que emplear, es que el café molido no resulta muy uniforme.

Molinillo de café eléctrico

El molinillo eléctrico te ahorrará tiempo y esfuerzo. Desde los más simples hasta los más sofisticados (te ofrecen más de doscientos tipos de molienda diferentes y distintas velocidades de triturado) su uso no puede ser más fácil: deposita los granos de café en el depósito, ciérralo con la tapa y pulsa el botón de puesta en marcha. En menos de un minuto ya tendrás tu café listo para ponerlo en la cafetera. El tamaño de los molinillos domésticos es bastante reducido lo que nos permite colocarlos en cualquier rincón de la encimera o en un pequeño hueco de los armarios. Su mayor inconveniente quizás sea el ruido que hacen cuando están en funcionamiento.

Dentro de los molinillos de café eléctricos podemos diferenciar entre los que funcionan con cuchillas o los que lo hacen con muelas similares a las de los molinos (planas o cónicas):

Molinillos de cuchillas – Son más baratos, pero calientan demasiado el café al cortarlo (lo que hace que pierda calidad) y el resultado final no es tan homogéneo como con los molinillos de muelas.

Molinillos de muelas – No calientan tanto el café y la molienda es más fina y uniforme. Son muy duraderos pero tienen el inconveniente ser más caros.

Razones para comprar un molinillo de café

La mayoría de los baristas profesionales optan por utilizar el molinillo en lugar del café molido envasado. Eso les permite moler cada tipo de grano de la forma más adecuada para obtener lo mejor de cada uno y ofrecer a sus clientes un café delicioso y aromático. ¿Hay algún motivo para que tú no disfrutes en tu casa lo mismo que te ofrecen en la cafetería?

Otro motivo a tener en cuenta es que el molinillo te permite crear tu mezcla ideal. Los paquetes de café molido que venden envasados tienen una proporción de mezcla y de tipos de café predeterminados que lo más probable es que no coincidan con tus preferencias. La oferta de granos de café es inmensa: arábigo, robusta, moka, Java, Kenia, Colombia, Brasil, Costa de Marfil… El molinillo te permite experimentar combinando distintas variedades y encontrar la proporción perfecta entre natural y torrefacto. El resultado será el café perfecto para ti.

Última actualización el 2019-11-12

error: Alert: Content is protected !!